domingo, 17 de febrero de 2008

Crítica de "No es País para Viejos" (2007)


Un fiel reflejo de los problemas actuales que padece la sociedad norteamericana

Hace poco menos de una semana, tuve la oportunidad de ir al cine con dos buenos amigos de la facultad a ver la última y esperada película de los hermanos Coen, “No es País para Viejos”, por lo que indudablemente me veo obligado a colgaros una pequeña crítica acerca de uno de los largometrajes más esperados del año.

A pesar de que en un principio se barajaron otras posibilidades de visionado como Juno, 30 días de oscuridad, e incluso John Rambo (ejem…), la incertidumbre a la que Joel y Ethan Coen nos tienen normalmente acostumbrados pudo más que cualquier otra cosa, y tras engullir una copiosa comida, los tres nos dirigimos raudos y veloces a comprar las entradas para la sesión de las 16:45 h.

Cuando llegamos a la sala, esta estaba a rebosar de gente (algo muy extraño siendo un Lunes por la tarde), por lo que nuestra expectación no hizo más que crecer y crecer. Cuando apagaron las luces……esto fue lo que vimos.

Oeste de Texas, 1980. Anton Chigurh (Javier Bardem), es un asesino a sueldo que, tras asesinar brutalmente a un ayudante del Sheriff Tom Bell (Tommy Lee Jones), escapa de la comisaría en la que estaba detenido armado únicamente con una bombona de gas a presión (como las que se utilizan para matar al ganado), dejando claro a partir de ese momento que además de ser un asesino, es un completo psicópata. Tras la rápida sucesión de estos acontecimientos, Llewelyn Moss (Josh Brolin), un veterano de la Guerra de Vietnam convertido en cazador, vaga por los áridos parajes de la frontera mexicana en busca de presas, cuando de repente, se da de bruces con lo que parece haber sido el escenario de un reciente tiroteo sangriento: cinco coches agujereados, varios hombres tiroteados junto a un reguero de casquillos de bala y – muy especialmente – un pistolero gravemente herido que suplica agua y un gran cargamento de droga en la parte trasera de una camioneta. Todos estos sucesos llevan a Llewelyn hasta un maletín de cuero que contiene una gran suma de dinero, el cual es trasladado por nuestro protagonista en el más completo silencio hasta la caravana en la que vive con su mujer, Carla (Kelly Macdonald).

Esa misma noche, y con la conciencia intranquila por haber abandonado a aquel hombre que imploraba agua en el desierto, Llewelyn se dirige con su camioneta al lugar de los hechos con la intención de llevar agua a aquel pistolero y, quien sabe, de hasta conducirle a un hospital. Cuando llega al escenario del tiroteo, todo se complica para nuestro protagonista: no solo descubre que el hombre que había abandonado el día anterior ha sido ejecutado, sino que un grupo de asesinos que acaba de llegar al lugar del crimen, trata de dar caza a Llewelyn. A partir de este momento la historia dará un vuelco total, iniciando una violenta persecución en la que el asesino Anton Chigurh tratará de recuperar el maletín desaparecido a toda costa, siguiendo los pasos de Llewelyn hasta sus últimas consecuencias.

Sinceramente, y sin dar ningún tipo de rodeo, si hay algo que esta película nos puede enseñar, es el hecho de que aún merece la pena pagar el precio que vale una entrada de cine si es para ver una obra como No es País para Viejos. Tras visionar obras maestras de los hermanos Coen como las míticas Fargo, Barton Fink, o su ópera prima, Sangre Fácil, jamás pensé que este dúo de cineastas de Minnesota pudiese volver a poner el listón tan alto, sobre todo tras unos años un poco vacuos con películas como Ladykillers o Crueldad Intolerable, que a pesar de ser películas entretenidas y de una calidad técnica y artística bastante aceptable, no llegan a la maestría de las anteriores.

La cinta (que es una adaptación de la obra homónima del escritor Cormac McCarthy), nos traslada a un paisaje vasto, triste y desolado que nos recuerda enormemente a los afamados Spaghetti Western de Sergio Leone (o incluso a la violenta obra de Sam Peckinpah , Grupo Salvaje), llegando a transformar la película en un brillantísimo thriller con toques de Western centradose tanto en los aspectos violentos que caracterizan a la historia, como en la psicología de los propios personajes, todo ello aderezado con los geniales tópicos que son característicos del cine de los hermanos Coen. Elementos como los diálogos (muy trabajados y con importantes significados), la estética de los personajes (véase el corte de pelo de Javier Bardem, que le hace aparentar un psicópata total), la ausencia casi completa de música a lo largo de la película, o los pequeños guiños a otras obras de los Coen (el maletín del dinero es muy similar al que se puede ver en Fargo), confieren a esta cinta un estatus muy alto, unido además a unas interpretaciones realmente excepcionales como la de Javier Bardem (ganador del Globo de Oro y nominado al Oscar al mejor actor secundario por este papel), el cual interpreta a la perfección el papel del asesino psicópata Anton Chigurh, que armado con una escopeta con silenciador y una bombona de aire comprimido, hace saltar del asiento a más de uno con su sola presencia. A pesar de que la actuación estelar de Bardem llega a eclipsar la película en algún momento, las actuaciones de los demás actores son también de una gran calidad y nada desdeñables, como la de Josh Brolin (genial en su caracterización del buscavidas Llewelyn Moss), la de Tommy Lee Jones, o la de Kelly Macdonald, muy acertada en su papel de mujer del protagonista.

Por otro lado, aspectos técnicos como la fotografía (como siempre, a manos del gran profesional Roger Deakins), o el montaje (pausado y muy centrado en los pequeños detalles), acaban por conferir a esta cinta una calidad excepcional, a la que no estamos acostumbrados en el cine que se hace hoy en día. En definitiva, una película altamente recomendable y una de mis favoritas para la próxima edición de los premios Oscar, que se celebrará el día 24 de Febrero. No os desvelo más detalles y os animo a verla, para que opinéis con vuestras propias palabras.

4 comentarios:

Rosa De Invierno dijo...

Yo he tenido la oportunidad de ver esta película y la verdad es que la he tomado el gusto sobre todo después de estar pensando en ella - mucho tiempo en el autobus -.

Solo digo una cosa: si veo a un tipo con el corte de pelo de Barden salgo corriendo en dirección contraria.

Personalmente me gusta, es una buena película, a pesar de que fuera una de esas "que saltaban cada poco en el asiento" por los dichosos tiros.

Besucos :*

Michael Ende dijo...

Ya tenía ganas de ver esta película, pero después de esta crítica me has dado aún más motivos para ello. Reconozco no haber visto demasiado de estos geniales hermanos, pero se remediará. Aprovecho para darte la bienvenida a este mundo bloguero náufrago¡ Un saludo, te agrego a vínculos.

Diomedes dijo...

Hombre Héctor, que alegria verte por aquí!! Ahora mismo te añado a mis vínculos :)

Nanduco dijo...

La verdad es que sin duda es una película de una calidad muy grande, eso es inegable: una dirección impecable (como no puede ser de otra manera de los geniales Coen), que se refleja a su vez en las fantásticas actuaciones de todo el reparto (por supuesto destacando al estupendo Bardem), un montaje esplendido y una brillante fotografía de uno de los mejores directores de fotografía que existen actualmente en el cine (Roger Deakins). Sin embargo, desde mi punto de vista, la historia en sí misma es bastante sencilla, incluso me atrevería a decir que simple, no aportando en realidad nada nuevo desde el punto de vista dramático y argumental. Para mi es una muy buena película, desde luego merece la pena verla, pero creo que no llega a la brillantez de algunas de sus obras anteriores (Fargo, Barton Fink o Muerte entre las flores). De momento la película que más me ha gustado en todos los sentidos de este recién estrenado año es Viaje a Darjeelin, que por desgracia (y para mi algo muy injusto) no está nominada en ningún apartado de los Oscar, así como en casi ningún premio de los que se han concedido este año. Pero bueno, afortunadamente no es la primera película muy muy buena que se encuentra en esta situación. ¿la habeis visto, por cierto? Un saludo a todos/as!!!