jueves, 21 de febrero de 2008

Crítica de "Michael Clayton" (2007)


Un brillante Thriller que nos sumerje en los entresijos del mundo judicial

Como ya comenté en entradas anteriores, la semana pasada tuve la oportunidad de ir al cine con mis compañeros de facultad a ver la última y esperada obra de los hermanos Coen, No es País para Viejos, de la cual ya realicé una pequeña crítica a la que podéis acceder a través de este blog.

Como es habitual, antes de decantarnos por esta película tuvimos que discutir alguna de las opciones que la cartelera de Cinesa nos ofrecía en aquel momento, entre las que se encontraban 30 días de Oscuridad, Juno y Michael Clayton.

A pesar de que la película de los Coen me encantó, y de que la decisión de ir a verla no pudo haber sido más acertada, si que es cierto que por alguna extraña razón, me quedé con ganas de poder visionar Michael Clayton en algún otro momento, ya fuese en esa misma semana o en cualquier otra. Lo cierto es que a día de hoy todavía no he podido encontrar la respuesta al por qué de esa extraña sensación (motivada seguramente por las buenas críticas que pude leer acerca de la cinta desde el momento de su estreno) , pero lo que si os puedo decir es que ya he tenido la oportunidad de ver la película, así como de realizar un análisis acerca de este nuevo y sorprendente thriller judicial que nos llega de la mano del realizador neoyorkino Tony Gilroy, el cual se estrena como director con esta inquietante obra.

La película nos sitúa desde un principio en los entresijos del mundillo abogacil. Michael Clayton (George Clooney), es un atormentado abogado que trabaja para uno de los bufetes más prestigiosos e importantes de la ciudad de Nueva York. A pesar de ser licenciado en derecho y de trabajar en calidad de abogado, su trabajo tiene otras características más particulares, ya que realmente se dedica a solucionar los problemas de sus clientes de la forma más rápida y sencilla posible (por muy graves que estos sean), o como el mismo dice al principio de la película, “yo me dedicó a dar soluciones, no a crear milagros”.

Además de su trabajo, Michael tiene otros problemas en su vida personal. Es un ludópata empedernido con muchas dificultades para poder dejar el juego, lo que le ha ido sumiendo progresivamente en un mar de deudas del que no puede salir. A pesar de esto, el letrado consigue cumplir exitosamente con todos y cada uno de los trabajos que le encarga su jefe, el también abogado Marty Bach (Sydney Pollack).

Es precisamente poco después de cumplir uno de estos trabajos cuando el coche de Michael explota envuelto en llamas sin ninguna causa aparante, consiguiendo escapar de la muerte casi de forma milagrosa. Acto seguido, la película nos transporta cuatro días antes de que se produzcan todos estos hechos, pudiendo ver al abogado inmerso en un caso bastante especial, delicado, y de carácter personal: Arthur Edens (Tom Wilkinson), es un famoso abogado y amigo de Michael que parece haber perdido el juicio tras trabajar durante largo tiempo en un caso relacionado con una empresa llamada U-North, la cual parece ser responsable de la muerte de un buen número de granjeros debido a la utilización de un nuevo herbicida tóxico. A partir de este momento, Michael arriesgará su propia vida para tratar de llegar a la verdad, mientras que una abogada sin escrúpulos (Tilda Swinton), hará todo lo posible por cerrar el caso cuanto antes.

Michael Clayton se trata de un excelente thriller que sigue la línea de otras películas destacadas del género como El Dilema o La Tapadera, cintas en las que se advierte la presencia de un protagonista (ya sea abogado o no), que tiene que hacer frente a multitud de adversidades en un mundo marcado por la corrupción legal en el que nada es lo que parece.

El guión de la película (escrito también por el propio director, Tony Gilroy), está bastante bien trabajado y estructurado, mientras que el montaje nos ofrece una forma alternativa de contar la historia, haciendo uso de los saltos temporales y de una acción pausada pero que no se hace lenta en ningún momento del film. Por otro lado, James Newton Howard nos ofrece una banda sonora más que correcta, la cual aporta mucho en el transcurso de la película aunque sin grandes concesiones.

Pero sin duda alguna, lo mejor de la película son las actuaciones de los protagonistas, especialmente las de George Clooney, Tom Wilkinson y Tilda Swinton, los cuales están magníficos en las representaciones de sus respectivos personajes. En el caso de George Clooney, la película nos muestra perfectamente como el personaje debe compaginar la rutina de su vida laboral con los problemas que se encuentra cuando regresa a la vida personal (las deudas, el criar a sus hijos, la mala relación que tiene con su hermano), pudiendo ver a un Michael Clayton atormentado y desesperado, mientras que Tom Wilkinson está soberbio en su caracterización del perturbado Arthur Edens, algo a lo que el actor británico nos tiene acostumbrados desde hace largo tiempo. Por su lado, Tilda Swinton interpreta también muy bien a la malvada abogada Karen Crowder, la cual está dispuesta a hacer lo que sea con tal de conseguir sus objetivos.

La película (cuyos productores son gente de la talla de Steven Soderbergh, Anthony Minghella, Sydney Pollack y el propio George Clooney), ha sido nominada para siete premios Oscar, entre ellos a la mejor película y al mejor director, lo que nos puede indicar que a lo mejor nos llevemos una sorpresa en la edición de este domingo.

En conclusión, una película muy recomendable y que creo que puede sorprender a más de uno.

3 comentarios:

José Luis Urraca Casal dijo...

He visto la película con un amigo, y como tú bien dices, podría darnos una sorpresa este domingo. Es un thriller judicial muy sólido y cuyas piezas vamos encajando según avanza la trama que has referido, con unos George Clooney, Tom Wilkinson y Sidney Pollack a quienes merece la pena ver actuar en sus papeles.

Rosa De Invierno dijo...

No he tenido la oportunidad de ver esta película pero reconozco que lleva llamándome la atención desde prácticamente que la vi anunciada por lo que... tras esta crítica aún tengo más ganas de verla, a ver cuándo puede ser.

Gracias y veamos a ver lo que sucede por los Oscars

Michael Ende dijo...

Has abierto boca para verla la verdad, y más si la recomienda el señor náufrago. Parece una buena combinación de actores y trama, cosa que parece difícil encontrar ultimamente. Queda en mi lista preferente. Saludos, nos leemos