domingo, 25 de mayo de 2008

Las mejores escenas de la historia del cine (5)


Volviendo a la tercera entrada que recientemente publiqué en relación a las mejores escenas de la historia del cine (donde incluí una pequeña secuencia de la maravillosa película de Carol Reed, "El Tercer Hombre"), en esta ocasión me gustaría reincidir de nuevo en el siempre fantástico y genial universo del cine negro con una película a la que personalmente la profeso un cariño y un amor desmesurados, una película que cambió mi visión respecto al mundo del cine en muchos aspectos y que me hizo descubrir a una de las mejores actrices que jamás hayan actuado delante de una cámara. Dicha actriz no era otra que Gloria Swanson, y la película a la que me refiero se trata de "Sunset Boulevard" (traducida al castellano como "El Crespúsculo de los dioses), una de las mejores obras maestras firmadas por ese gran genio llamado Billy Wilder, el cual, a pesar de ser recordado entre el público en general por sus geniales comedias (como "El Apartamento" o "Uno, dos, tres" entre otras muchas), fue también el realizador de algunas de las cintas dramáticas más importantes e innovadoras de su tiempo, como es el caso de "Dias sin Huella" (increíble interpretación de Ray Milland) o "Sunset Boulevard", estrenada en 1950. En esta pelícua, William Holden interpreta a Joe Gillis, un guionista con graves problemas económicos que, en un momento de desesperación, acepta la hospitalidad de Norma Desmond (Gloria Swanson), una antigua estrella del cine ya olvidada que llegará a obsesionarse hasta tal punto con Joe Gillis que no le permitirá abandonar su mansión, controlándole continuamente.

Para esta ocasión, he decidido incluir la secuencia en la que el guionista Joe Gillis, ya harto del encierro en el que se encuentra desde hace tiempo, decide abandonar a Norma y marcharse de su lado, algo que la vieja actriz no tolerará, llegando a amezar a Joe con suicidarse si este persiste en su empeño de huir. Joe no hará caso a las amenazas de Norma, tratando además de convencerla de que ya ningún director de la industria la contratará, pero incluso su mayordomo (interpretado magistralmente por Erich von Stroheim), preferirá no abrir los ojos a la actriz. Finalmente, Joe abandonará la casa, siendo finalmente asesinado por Norma a la salida, cayendo su cuerpo a la piscina. La escena en la que la policia observa el cadáver de Joe flotando en el agua, todo ello enfocado desde el interior de la piscina como si el espectador se encontrase en el fondo y mirando hacia arriba, resulta absolutamente memorable, una de las secuencias más perfectas jamás filmadas.


5 comentarios:

kurye dijo...

güzel

antoine doinel dijo...

fantástica elección. Billy Wilder es uno de mis directores preferidos, me encantan sus comedias, como "Con faldas y a lo loco", "el apartamento", "uno, dos , tres" y tantas otras, pero realmente este "Crepúsculo de los dioses" es genial, la actriz de cine mudo grandiosa que se apaga con el paso al sonoro, cómo se va "muriendo" poco a poco, aunque sige conservando toda la grandeza de una artista.

tuzla kurye dijo...

bgfxncvhj nhm

gebze kurye dijo...

bdfnc gfhmnfhj nmföjnm

Kurye dijo...

adamsın
kurye