domingo, 21 de septiembre de 2008

De nuevo, el destino se lleva a otro de los mejores


En una época en la que el mundo en el que vivimos se ve constántemente sacudido por la pérdida irreparable de inocentes seres humanos fallecidos en tragedias tan tristemente recientes como la del terrible accidente aéreo de Barajas (a cuyas víctimas La Ciudad de los Náufragos rinde un sincero homenaje), o la brutal guerra que hace muy poco tiempo ha conducido al desastre y al sufrimiento a una buena parte de los habitantes de la región del Cáucaso, el mundo de la música se ve también sacudido por la pérdida de algunos de sus más ilustres padres, que aunque cuya muerte no haya estado rodeada de las circunstancias tan terribles e injustas que han padecido las víctimas de los dos acontecimientos anteriores, estas no dejan de ser también muertes inocentes que no hacen otra cosa que sumarse a las personas que, desgraciadamente, abandonan cada día nuestro mundo debido a las más diversas causas.

El personaje recientemente fallecido al que me estoy refiriendo se trata nada más y nada menos que de Richard Wright, teclista, compositor y miembro fundador de la magna banda de rock británico Pink Floyd, a la cual ya me he referido en varias ocasiones en este blog. Wright (nacido el 28 de julio de 1943 en Hatch End, Inglaterra) falleció el pasado lunes, día 15 de septiembre a la edad de 65 años, víctima de una reciente lucha contra el cáncer en su domicilio en Gran Bretaña. Autor de fantásticos temas como "The great gig in the sky" o "Us and theme" (ambos pertenecientes al álbum The Dark Side of the Moon, el cual fue comentado ya en esta página), Richard Wright a supuesto una gran inspiración para decenas de teclistas y compositores a lo largo de sus más de 40 años de carrera, durante los cuales desempeñó una labor fundamental en la composición y ambientación de los fantásticos discos de Pink Floyd, cuyo resultado no sería el mismo sin sus inestimables aportaciones. La muerte de Wright se une ya a la de otro importante miembro de la banda, Syd Barrett, uno de los principales fundadores del grupo y su primer gran líder, el cual falleció en el 2006 a causa de un cáncer pancreático.

Desde La Ciudad de los Náufragos no podemos hacer otra cosa que rendirle un pequeño homenaje a esta gran figura del panorama musical. A continuación os dejo con un pequeño pero original vídeo musical dirigido por Alex Chartrand y Justin Thomson, con el cual quiero rendir homenaje, no solo a Richard Wright, sino a todas aquellas personas que recientemente han abandonado este mundo en tragedias como la del aeropuerto de Barajas o la guerra de Osetia. Escuchando la canción del vídeo lo entenderéis perfectamente.


6 comentarios:

PEPE DEL MONTGO dijo...

No te puedes imaginar lo que significó el grupo para mi en los 70 y el alucine que tuve cuando vi The Wall en una sala de cine casi vacia.

antoine doinel dijo...

Grandísima canción, muy emocionante. Me ha gustado el montaje que se han currao.
R.I.P.

BUDOKAN dijo...

Con este post le has rendido un grato homenaje a un músico enorme. Saludos!

FarAndBeyond dijo...

Genio y figura! Descanse en paz.

Anónimo dijo...

muahahaaha...si tu kon lo uniko k t ekomprometes es kon señor porron.....

pd: si k pasa....eskribo kon muxas "k" y "x".......,uahahahaah atrevete a exarme de tu rinkon cooooooooooolllll.....pssspspspsspsps....mañana te espero dnd el cds pa seguir hablando de kositas eskatologikas...

xk no dedikas un dia a la mierda???seria altamente gratifikante..

aki el señor k fue al koncierto d elos manolos en londres alla x el 93 ( no me preguntes xk lo se pero lo se...)

muahahaaahahahahaah....

Anónimo dijo...

.tieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeennnnnnnnnnnessssss GGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG( k no hhhhhhhhhhh)UEVOOOOOOOOOOOOOOOOO y PAPADA komo tu madreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee------------